Sociedades Offshore

Inicio Servicios Sociedades Offshore

Que son las Sociedades Offshore.

Se trata de sociedades extraterritoriales, constituidas en el extranjero respecto al país de residencia de su propiedad, a veces en lugares muy lejanos o en centros financieros con una fiscalidad muy favorable también definidos como “paraísos fiscales”, con procedimientos burocráticos sencillos y en donde todavía existe la protección del secreto bancario interpretada como derecho inherente a la propia dignidad y privacidad. Es razonable pensar que la decisión de crear sociedades offshore, muy a menudo a través de sociedades fiduciarias, surja de da exigencia de beneficiar de entornos más favorables y de una carga fiscal más conveniente.

Constitución de sociedades Offshore

Constituir una sociedad offshore en un paraíso fiscal es mucho mas fácil de lo que aparenta en comparación otros contextos europeos poco orientados a facilitar la empresa y su desarrollo económico: en los paraísos fiscales los procedimientos de constitución son sencillos y rápidos, los costes son bajos y se puede tramitar todo por correspondencia.
Esto no aplica para Suiza, que tiene procedimientos de constitución de sociedades similares por su simplicidad a los que adoptan otros paraísos fiscales; el problema de las sociedades suizas es que requieren el desembolso de un capital inicial muy elevado respecto a la media así como son elevados los gastos de constitución y registro de nuevas sociedades offshore. Además muchos bancos suizos abren cuentas bancarias offshore exclusivamente para clientes con operaciones a partir de 1.000.000 USD.

Que significa y porque ir offshore - Contrariamente a lo que se cree. las sociedades offshore no se utilizan exclusivamente para evadir impuestos. El principal beneficio es la ocultación de la propiedad con todas las ventajas inherentes, como la elusión de impuestos relativos al tratamiento fiscal aplicado en el país de residencia, la protección del capital contra cónyuges o acreedores, etc. Offshore significa literalmente “alejado de la costa” y se utiliza este termino para definir las operaciones financieras realizadas fuera del país de residencia (operaciones extraterritoriales). Las operaciones offshore se utilizan para proteger el propio capital y reducir la propia carga fiscal.
Cada país considerado como paraíso fiscal, ofrece diferentes ventajas a sus residentes y a las sociedades domiciliadas. Por ejemplo, en el Principado de Mónaco no se pagan impuestos sobre las rentas personales per en cambio las sociedades están sujetas a una alta imposición tributaria.
En Panamá no se pagan impuestos sobre las rentas generadas fuera del país.
En los EE.UU., durante la prohibición y cuando se prohibió el juego, algunos empresarios audaces, abrieron casinos navegantes, fuera de las aguas territoriales (offshore), donde llovieron las apuestas entre ríos de alcohol.
La industria offshore es pequeña y misteriosa, a pesar de que, según las últimas estimaciones gestiona más del sesenta por ciento de los capitales del mundo.
Erróneamente se piensa que los paraísos fiscales son países frecuentados solamente por grandes financieros, políticos corruptos, la jet-set y multimillonarios que se dedican a gastar grandes sumas. De hecho cualquier profesional, con una facturación a partir de 30.000 € al año, puede obtener grandes beneficios mediante el uso de paraísos fiscales. Esta definición se ha adoptado para catalogar a los países que, para impulsar sus propias economías, han introducido facilidades fiscales para personas y sociedades, en especial para residentes en otro país.
Este tipo de economía sólo puede ser adoptada por países con una posición geográfica central respecto al continente o a la región y con sistemas bancarios muy eficientes así como sus redes de telecomunicación. Los grandes grupos y los grandes evasores utilizan esquemas inexpugnables por parte de las autoridades fiscales, ya que están protegidos por una infinidad de sociedades extranjeras, filiales y sucursales que se encuentran por lo general en pérdida y producen fondos negros a través de sociedades anónimas.
¿Estos esquemas, solo están al alcance de los grandes grupos? No, hoy en día cualquier profesional puede encontrar grandes ventajas en operaciones o planes de Ingeniería Fiscal. Y a un costo muy bajo: a partir de 3.000 €.

Que es la Ingeniería Fiscal - Vamos a ir paso a paso y empezar desde la definición de “elusión fiscal” que, a pesar de que las campañas de desinformación nos quieran hacer creer lo contrario, no es sinónimo de “evasión fiscal” (tax avoidance versus tax evasion). La elusión fiscal es un elemento clave de la Planificación Fiscal y consiste en la utilización de todos los recursos legales útiles para beneficiar de una carga fiscal más conveniente o dilatada en el tiempo. La evasión fiscal es un acto ilegal que consiste en ocultarse a los controles de las autoridades fiscales con el fin de no pagar impuestos.
Los paraísos fiscales y los países de baja o nula imposición existen porque hay países con alta imposición. Para no incurrir en la evasión de impuestos, que es una actividad ilícita, hay que confiar en especialistas en materia. Si bien, a nivel nacional, un gran numero de contadores y expertos en materia fiscal, se ven comprometidos en interpretar las leyes y disposiciones fiscales, a nivel internacional son los Ingenieros Fiscales (IF) que lo hacen. Estos artistas de la elusión son capaces, a través de operaciones de ingeniería contributiva, de obtener las mejores condiciones tributarias dentro los limites de la ley.
Se llama Ingeniería Fiscal, porque, como en la construcción, antes hay que proyectar y luego construir. El proyecto concierne el plan o esquema para la elusión fiscal, teniendo en cuenta todas y cada una de las ventajas que pueden ofrecer los paraísos fiscales en combinación con países de baja o nula imposición fiscal.
Entonces hay que definir una estrategia para eliminar o reducir la carga fiscal, haciendo uso de leyes y tratados que favorezcan estas actividades.
Por ejemplo, un paraíso fiscal para ideal para un escritor (Irlanda), no necesariamente lo es para un inversor en el sector turístico (donde recomendaríamos Marruecos o Panamá).
El trabajo del los IF se vuelve cada vez más importante en la “jungla fiscal”, teniendo en cuenta que el coste y volumen impositivo son hoy en día un factor esencial en la estrategia de cualquier actividad, hay que planificar atentamente los impuestos a pagar. Para poner en marcha un proyecto de ingeniería fiscal es necesario que el operador conozca todas las leyes y todas las ventajas ofrecidas por cada país, a fin de cumplir con el objetivo a través de triangulaciones y acciones de elusión impositiva evitando de incurrir en la evasión fiscal. Mientras que la "evasión fiscal" es ilegal, la "elusión fiscal" no es: esto hace la diferencia.

Deslocalización económica - De deslocalización económica se habla con siempre mas frecuencia en los medios de comunicación, por ejemplo acerca de algunos personajes famosos, acusados por las autoridades fiscales de haber ficticiamente trasladado su residencia en el extranjero.
Hay que tener en cuenta que, cuando los capitales cruzan las fronteras nacionales, el problema del control fiscal se complica considerablemente porque, si bien en el extranjero circulan libremente personas, sociedades y capitales, los poderes de investigación de las autoridades fiscales están relacionados con la soberanía nacional y deben, por tanto, contar con la cooperación de las respectivas autoridades extranjeras. Esta condición es favorable para todos aquellos que quieren ocultar actividades o pagar impuestos más bajos o nulos. En contra de la deslocalización al extranjero de los capitales de las personas físicas, la única herramienta a disposición de las autoridades fiscales es el monitoreo, con todas las limitaciones que implica el control de una enorme cantidad de movimientos económicos, que convierten esta tarea en una actividad compleja y onerosa.
En el caso de que sea una sociedad a realizar inversiones en el extranjero, no aplican las normas del monitoreo, pero las rentas de sociedades que no ejercen actividad comercial efectiva son inmediatamente sometidas a imposición y atribuidas a la sociedad controladora española, en presencia de otros requisitos previstos por la disciplina CFC (Controlled Foreign Companies), entre los cuales la sede de la sociedad controlada en países de fiscalidad privilegiada (conocidos como paraísos fiscales). Por esto vale la norma que cuanto mas lejos esté la estructura de tu residencia habitual o fiscal, mejor.
Aunque pueda parecer complicado tener una sociedad en un país lejano, una cuenta bancaria en otro país, y tu e-commerce (actividad de comercio electrónico que te permite de recibir pagos a través de internet) en otro país todavía, te darás cuenta que resultará mucho mas fácil para ti administrar que para las autoridades fiscales controlar. En todo caso de cualquier control vale siempre la regla 3N: negar, negar, negar.

Actividad offshore - El negocio offshore es generalmente administrado por alguien residente en un país con altos impuestos y que quiere, al menos en parte, eludir impuestos. Por lo general, la actividad debe aparecer como residente en el extranjero, las facturas son emitidas desde el país de residencia fiscal de la sociedad y en el extranjero se deben pagar (a menos que los clientes no paguen en efectivo).
Desde tu cuenta offshore puedes retirar el dinero que se desees, pero nunca debe transferirse a tu propia cuenta. Puedes utilizar tarjetas de pago o realizar triangulaciones con otras cuentas. Con este esquema y una asesoría cualificada estarás protegido contra el riesgo de los controles fiscales.
Nosotros proporcionamos asesoría gratuita a todos nuestros clientes. Ten en cuenta que el esquema offshore es diferente de un caso a otro y puede ser repetido varias veces al fin de aumentar el nivel de protección, es evidente pero que no todos los tipos de actividad comercial pueden beneficiase integralmente de una estructura offshore.

Sin lugar a dudas las ventajas en la creación de una sociedad offshore son muchas y podemos destacar las siguientes:

  • Régimen fiscal conveniente con baja imposición.
  • Protección del capital y de bienes inmuebles.
  • Reducidas formalidades societarias y contables.
  • Protección rigurosa del secreto bancario.
  • Reglas favorables para la implantación de servicios financieros.
  • Emisión de acciones anónimas al portador.
  • El coste de una estrategia offshore es variable, un servicio de protección integral no se verá económico, pero tampoco se podrá considerar caro.
Está comprobado que que cualquier profesional o pyme con beneficios superiores a 30.000 € puede beneficiarse de una sociedad offshore con una reducción de costes de hasta el 80%, si consideramos que el ahorro también se logra en términos de obligaciones contables: muchas de estas jurisdicciones, de hecho, no requieren ningún impuesto, no exigen a las sociedades establecidas en su territorio la teneduría de registros. Además algunos centros offshore requieren un capital (de importe bajo) para la constitución de sociedades.
Según las últimas estimaciones más del 60% del capital del mundo es gestionado por la industria offshore y el número de los que optan por el camino de los paraísos fiscales va en continuo aumento.
El perfil es el de una empresa mediana con un beneficio de entre 100 y 200 mil de euros al año con un número de empleados entre 30 y 120.

¿Cual jurisdicción offshore elegir? - El factor más importante a considerar en la elección de la jurisdicción es verificar que la sociedad se constituya en un país que cuenta con:

  • Medios de comunicación fiables
  • Estabilidad política y económica
  • Buena reputación
  • Adecuado derecho corporativo
En todas las jurisdicciones en las que operamos estos elementos están garantizados. Sin embargo, la elección de la jurisdicción también depende del país en donde vives y del tipo de actividad que ejerces. Nuestros asesores te aconsejarán en la elección de la jurisdicción más adecuada a tus necesidades.
No todas las sociedades offshore son adecuadas para conseguir tus objetivos, nosotros vamos a explorar las soluciones offshore que se adapten mejor a lograr la finalidad prevista. La elección de la jurisdicción se basará en las exigencias del cliente en relación con las sinergias creadas por el entrelazamiento de la legislación local e internacional.
Nosotros te ayudaremos desde la fase de constitución societaria y podrás siempre confiar en la ayuda de nuestros consultores para la gestión de tu sociedad offshore.
Entre las diversas jurisdicciones offshore destacamos algunas de las más ventajosas en función del tipo de negocio a emprender:

  • Sociedad en Delaware
  • Sociedad en Hong Kong
  • Sociedad en la Isla de Man
  • Sociedades en otras jurisdicciones offshore